Header04
Noticia09

Acuerdo fiscal en Euskadi sin mejoras para las empresas

El pacto incluye tres fondos para invertir en firmas locales, uno con deducción en IRPF y otros dos con exención en Patrimonio.

PNV y PSE alcanzaron ayer a última hora un acuerdo para reformar la fiscalidad en Euskadi, que no atiende las demandas que las empresas han reiterado durante los últimos años a los responsables políticos e institucionales. Así, el pacto alcanzado entre los dos socios en los gobiernos forales y autonómico no toca el tipo general del Impuesto sobre Sociedades, que seguirá en el 28%, tres puntos por encima del vigente en el resto de España. Con esta decisión, las Haciendas forales desoyen la reclamación de las patronales vascas de que, al menos, se igualará la tasa del gravamen al 25% de territorio común.

Pero las compañías vascas sí verán desaparecer ventajas. Así, por ejemplo, se elimina la compensación sin límites de las pérdidas. A partir del próximo año -cuando según lo previsto entrará en vigor la nueva normativa- se reducirá la posibilidad de compensación al 80% para las pymes y al 60% para las empresas de mayor tamaño. Se mantiene en 15 años el plazo para hacerlo y no se fija ninguna franquicia a partir de la cual empiece a actuar la limitación. Esta medida ha sido durante meses defendida desde el Gobierno, que ha abogado por limitar la compensación de bases imponibles negativas para evitar la llegada a Euskadi de empresas que traían supuestamente sus pérdidas para aprovechar la regulación foral en la materia, más permisiva que la de territorio común.

Además, se limita a las empresas la posibilidad de deducir sus gastos financieros, en línea con la regulación española y europea. Así, las compañías vascas podrán deducirse hasta tres millones de euros por completo. Por encima de este techo, se deducirán hasta el equivalente al 30% del beneficio operativo.

El pacto tributario entre PNV y PSE mantiene el actual IRPF, al que se añaden sólo "ligeros retoques", según ambos partidos. Sí habrá cambios en Patrimonio, que en Gipuzkoa se armoniza con los demás territorios históricos. El gravamen guipuzcoano recupera su denominación, que Bildu cambió por Impuesto sobre la Riqueza; iguala a Bizkaia y Álava las tarifas; y restablece el escudo fiscal, que impide que los contribuyentes paguen por Renta y Patrimonio más del 65% de la base imponible de su IRPF. Este límite conjunto puede mermar de manera notable los pagos a las arcas forales.

La reforma servirá de paraguas para la puesta en marcha de los fondos de inversión en empresas locales que ha promovido la Diputación de Bizkaia. Estas figuras, sin embargo, se han encontrado con oposición en las otras instituciones forales, sobre todo en Gipuzkoa. Según lo previsto, se lanzará un fondo para pymes con desgravación del 15% para el ahorrador; y otro fondo para grandes empresas exento en Patrimonio y Sucesiones. Además, como novedad, se creará un fondo que comprará equipamientos y los alquilará a las empresas. La aportación a esta herramienta también estará exenta en Patrimonio y Sucesiones.

Fuente: expansion.com

¿Quiéres formar parte de la Asociación MBA Gestión de empresas?

 

Asóciate